sábado, 15 de marzo de 2014

"La verdad no va en contra de la tolerancia": Una nota sobre Wolfhart Pannenberg

El próximo 21 de marzo la Comunidad Teológica de México me ha invitado a participar en una Mesa Redonda sobre la figura de Benito Juárez y la libertad religiosa. Preparando un texto para la presentación me encontré con este tiliche, una pequeña nota sobre Pannenberg que tenía arrumabada por ahí.

Nacido en una familia luterana de Alemania en 1928, Wolfhart Pannenberg, como tantos otros adolescentes nacidos en entornos religiosos, se apartó un tiempo de la fe familiar. Pero  él mismo confiesa cómo durante su juventud tuvo una “experiencia luminosa”, lo cual le hizo regresar a la Iglesia y al estudio teológico, lo que le llevaría a convertirse en uno de los teólogos más importantes del siglo XX.

Para Pannenberg Dios se revela indirectamente en la historia. Si en la Escritura tenemos la Revelación canónica de Dios, a lo largo de la historia de la humanidad también podemos reconocer la mano de Dios, Dios se revela en sus actos. Esto le llevó a concluir que Dios tiene en su control la historia, por lo tanto es posible vislumbrar el futuro con esperanza, y al pasado repleto de enseñanza.

En un artículo titulado “Cristianismo y occidente” pasa revista a los métodos de evangelización que la Iglesia ha aplicado a lo largo de la historia y señala que le principal error de la evangelización es el “dogmatismo intolerante”, el cual no reconoce el derecho de otras personas a desarrollar la fe en sus propios términos. Pannenberg da cuenta del extraño razonamiento que algunos misioneros han tenido: Si poseemos la verdad no podemos tolerar ninguna otra cosa.  

Dios se sigue revelando en la historia, y la historia nos enseña grandes lecciones para un futuro mejor.  Pannenberg llama al futuro “incierto”, no  por desconfianza, sino por esperanza. Hay dos posibilidades: continuar con el “dogmatismo intolerante”, o presentar con tolerancia el Evangelio de Jesús en toda su fuerza liberadora. Se espera que la iglesia escoja la segunda opción, Pannenberg dice: “La tolerancia no va en contra de la verdad; es la verdad quien  nos ordena la tolerancia.” 

1 comentario:

  1. Gracias por compartir. La conclusión de Pannenberg es muy pertinente para la Iglesia latinoamericana, la cual se formó rígidamente modelada por las fuerzas dogmáticas de católicos y evangélicos. Las excepciones existen, desde luego.

    ResponderEliminar